Café de las voces, 9 de noviembre: una nota de Montserrat Rodriguez Garzo

7 / 12/ 2017

img_3933

Presenciar el Café de la voces el pasado 9 de noviembre, incluido en el programa del Pei, me dio a pensar entre otras situaciones la medida de la acción artística, su extensión. He dudado al emplear este término. La noción de medida comporta necesariamente otras nociones, entre las que señalo la que afecta especialmente a este proyecto: la medida como interpretación del espacio.

En el Café de las voces el espacio viene determinado por lo que activa un dispositivo artístico que contempla la disolución del binomio salud-enfermedad poniendo en marcha un modo de pensar la consistencia de la diferencia y sus politizaciones. Y esto solo es pensable si consideramos la medida fundamental, la del cuerpo, matriz de todo espacio social y por ende político. Hablo de extensión teniendo en cuenta lo incalculable de sus efectos, como puedo dar cuenta según lo que sigue.

El Café de las voces convoca a personas que experimentan la voz como un objeto del Otro, del lenguaje, que les convoca a la acción en distintos ámbitos operativos. La voz alucinada es un fenómeno complejo y su presentación fenoménica es riquísima… No es el momento de hacer una lectura asentada en los modelos teóricos que nos aproximan a su definición, solo recurriré a los aspectos que pueden articular el efecto de esta experiencia, artística en su concepción, a lo que atañe a pensar el fenómeno en términos políticos, fenómeno de lenguaje que pone en cuestión el estatuto del cuerpo ya que la voz, al menos pensada con el discurso psicoanalítico, es una localización fenoménica del cuerpo como espacio político.

La voz alucinada no es un síntoma, aunque la fenomenología psiquiátrica clásica lo describa como síntoma primario. La voz alucinada es una localización del desbordamiento, un objeto que localiza, que contiene en tanto le da lugar, la angustia. No es un síntoma en tanto que tal expresión no es índice de patología alguna sino una respuesta subjetiva al desbordamiento de la angustia. Un primer tratamiento del desbordamiento, diría Freud. Un tratamiento al margen del discurso médico.

El Café de las voces dio lugar a una presentación que designaríamos como presentación de experiencias, al margen de toda consideración patológica o de intervención alguna de los clínicos que pudieran estar ahí presentes.

Sin embargo, hubo enseñanza. Y la hubo porque hubo trasmisión. Un hombre relató su experiencia del desencadenamiento y la de su curación. La espontaneidad y la precisión del relato permitió escuchar cómo alguien que experimenta la voz como síntoma de un desencadenamiento severo, logró darle estatuto de sinthome con el que poder hacer en el mundo sin que la medicación le absorba la vida. Un relato magistral. Este participante del Café contaba cómo le fue dando forma, forma discursiva, a aquello que en la adolescencia se presentó como una experiencia insoportable. Este hombre desestimó los efectos secundarios de los antipsicóticos y tuvo la fortuna de que el médico de familia al que recurrió supo escuchar la medida del fenómeno y le sugirió que le diese forma, que se formara en aquello que era una certeza y objeto de su interés. Así lo hizo. Este hombre no solo asentó el delirio, condición necesaria para toda estabilización, sino que sinthomatizó el fenómeno índice del desencadenamiento. Así nos lo trasmitió. Pudo dar el paso a la medida en la que el ser humano, cualquier ser humano, se mueve con cierta comodidad.

Quiero señalar ahora el carácter realmente performativo, en el sentido literal del término, de este dispositivo artístico; señalar su efectividad política y su carácter subversivo ya que pone en cuestión, sin que ese sea su objeto primero, el carácter de los dispositivos de control en el ámbito de la salud mental. Y es así porque tiene efectos. De no tener efectos no podríamos hablar de acto artístico…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s